David Galván y Le Pain Quotidien, una experiencia deliciosa

David Galván, el chef ejecutivo de Le Pain Quotidien, nos cuenta sobre su trayectoria, la de la marca y lo que no nos podemos perder. 

 

Por si no lo sabían, Le Pain Quotidien surge en 1990. Fundada por Alain Coumont, la primera sucursal abrió sus puertas al público en Bruselas, Bélgica. El éxito casi instantáneo de la marca se debe a la receta de pan artesanal que sigue siendo la misma con la cual, hasta la fecha, elaboran la gran gama de productos que venden diariamente. Después de varias sucursales en su país de origen la marca migró a Nueva York, dónde hoy en día están la gran mayoría de estas panaderías; luego expandieron a algunas ciudades europeas y finalmente llegan a Latinoamérica. En la Ciudad de México llevan 8 años y a partir de la próxima semana contarán con 12 sucursales: Condesa, Polanco, Bosques, Palmas, Nápoles, Roma, Insurgentes, Águilas, Puebla, Moliere Miyana, San Jerónimo y la próxima apertura en Santa Fe (a partir de la primera semana de julio).

 

 

A pesar de que esta marca parece ser sólo una cafetería-panadería más en la ciudad, cuenta son ciertos elementos distintivos como su gran mesa comunal, las tazas sin aza y por su puesto la receta original del pan. Sentados en la famosa mesa, tuvimos la oportunidad de platicar con David Galván, chef ejecutivo de la marca, quien nos platicó sobre su trayectoria y como llegó a ocupar este puesto en la marca.

Durante su carrera de gastronomía en Unipro comenzó a trabajar en el Centro Libanés. Estuvo ahí por los siguientes 4 años de carrera y pasó por todas las áreas del establecimiento; fue durante este momento que descubrió su amor por la cocina libanesa, hasta la fecha su preferida. Del Centro Libanés, concluyendo sus estudios, pasó al Hotel Marquis sobre Reforma donde estuvo a cargo de los desayunos y brunch. Tras un año en Tlacomulco, David regresa a la ciudad y entra a trabajar como cocinero en la cadena Le Pain Quotidien, su trabajo logró que lo ascendieran a Sub-chef y posteriormente a Chef de la sucursal Polanco. Pasó de la cocina a gerente de piso en Condesa y así fue rotando por el resto de las sucursales hasta que, con la expansión de la marca, pasó a ser gerente de aperturas. Una vez que abrió 4 tiendas de las 12 con las que ahora cuentan, obtuvo el puesto de gerente de alimentos y bebidas o chef ejecutivo.

 

 

“Me encanta la comida de LPQ, pero me gustaría poder experimentar con mis propios gustos. Quizás algo más local. Me gustaría tener un negocio propio con un menú más personalizado, crear algo que cause un impacto en los comensales”.

 

Un desafió interesante para David ha sido lograr incorporar un toque latino o mexicano a los menús de temporada que elabora cada 3 meses. Satisfacer a los clientes de la marca, personas que buscan cuidar su salud, un desayuno distinto y salir de la rutina, puede ser tarea difícil, pero para él no hay mayor gratificación que sus creaciones sean degustadas por la clientela y que les parezca un platillo delicioso. Como buen chef ver a los comensales disfrutar de los platillos que ha preparado es una de sus partes favoritas del trabajo.

 

“Trato de sorprender creando algo diferente. Siempre siguiendo la línea de calidad de ingredientes (en su mayoría orgánicos), presentación y colores. Tratamos de satisfacer el gusto de los clientes mexicanos, a pesar de que la cadena sea europea. Inventar platillos es lo más divertido puedes ser creativo y experimentar”.

 

Como todos los chefs de este segmento, David es Rappi-lover. Utilizó por primera vez la aplicación para hacer pruebas antes de integrar a Le Pain Quotidien como Rappi aliado y quedó fascinado. Nos comenta que, a pesar del pensamiento común, su refrigerador no tiene platillos elaborados. No le puede faltar una buena selección de quesos, vino y atún. Lo que más le gusta pedir por Rappi es Pizza. Finalmente nos platicó que le encanta un restaurante llamado Nonna en Condesa, pero nada le gana a una carne asada con amigos. “Un buen bife de chorizo es lo mejor”.

 

Nos invita a visitar cualquiera de las sucursales de Le Pain Quotidien, a probar sus spreads caseros (a la venta en todas las tiendas o por la sección “Lo que quieras” de Rappi) y aventurarnos a la mesa comunal donde quizás vivamos una experiencia diferente e interesante.

 

 

 

 

Sin duda una experiencia deliciosa e interesante. Les recomiendo probar el menú de especiales, el croque madame y el sandwich de salmón están espectaculares.

 

¡Recuerda que todos los platillos y productos de Le Pain Quotidien los puedes pedir por Rappi!

¡Corremos por ti! 

Boton-01 (1)

 

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres un regalo?

Escribe tu email y recibe un regalo (IMPRESIONANTE) en tu email al instante para pedir por Rappi. Lo tendrás en tu casa en menos de 45 minutos. 

Mil gracias! Recibirás un email en breves momentos.