Tipos de cerveza y sus características

La cerveza es una bebida alcohólica que por miles de años ha hecho parte de la humanidad. Es un licor no destilado que generalmente contiene entre 3% y 9% de volumen de alcohol (pudiendo ser más) preparado a base de cebada u otros cereales, fermentada en agua con levadura y aromatizada con lúpulo u otras plantas.

Servida en un vaso del barril, embotellada o enlatada, este producto ha acompañado la vida social de muchas mesas de amigos, ha sido parte de infinidad de celebraciones, incluso, ha sido una aliada para superar las penas y las crisis. Para los amantes de esta bebida, a continuación, se describen los tipos de cerveza y alguna información que puede resultar de interés.

Una breve historia sobre la cerveza

Algunos autores señalan los orígenes de la cerveza cerca del año 11000 a. de C. Aunque no se tiene certeza, se considera que en Sumer y Mesopotamia pudo comenzar su historia debido a unas tablillas de arcilla en las cuales se mencionaba este licor, fabricado a partir de pan de cebada fermentado.

Como evidencia, del año 1692 a. de C., se tiene el código Hammourabi el cual indicaba las primeras leyes sobre la cerveza, además de severos castigos a quienes adulteraran el precio o la calidad la bebida. En este tiempo, los babilonios elaboraban 20 estilos de cervezas a partir de panecillos de harina de cebada y la llamaban pan líquido.

Saltando en el tiempo al siglo XI y XIII, aparecieren las primeras fábricas de cerveza artesanal en ciudades europeas como un negocio rentable que impulsó prácticas para su producción y la conservación de su calidad, como la ley de la pureza o “Reinheitsgebot” que restringía a los fabricantes de cerveza a utilizar solo agua, cebada y lúpulo para preservar la pureza de la cerveza. En la actualidad, se está dando un surgimiento de pequeñas industrias cerveceras artesanales con una diversificación en los sabores y en los métodos de producción, incluso, recuperando cervezas tradicionales olvidadas por la industria.

Tipos de cerveza según su elaboración, aspecto y fermentación

Las cervezas se pueden clasificar según su aspecto, por los ingredientes utilizados y, más comúnmente, por la fermentación. A continuación explicaremos en más detalle cómo distinguir distintos tipos de cerveza.

Tipos de cerveza según su aspecto

La principal característica para este tipo de clasificación es el color, pudiendo ser rubias, negras, ámbar o rojas. También se pueden clasificar en translúcidas o turbias.

Tipos de cerveza según sus ingredientes

La cerveza tradicional lleva como principal ingrediente la cebada, aunque, en algunos casos, es combinada con otro cereal como avena o trigo, las cuales son denominadas como cerveza de avena o de trigo. También existe la cerveza sin gluten, elaborada con cereales o pseudocereales malteados como trigo sarraceno, quinua, sorgo, maíz o arroz.

Tipos de cerveza según su fermentación

Es la clasificación más común y parte del proceso de la fermentación de la cebada el cual puede producir dos tipos de cervezas: las de levadura de baja fermentación conocidas como Lager y las de alta fermentación conocidas como Ale.

Cervezas tipo Lager

Son cervezas con levadura de baja fermentación sometidas a un proceso de maduración lento (entre dos y seis meses) a baja temperatura (entre 7 °C y 13 °C). Este tipo de cervezas tienen un menor rango de aromas y sabores, son claras y ligeras y tienen mucho gas. Su nivel de alcohol es moderado y suelen ser refrescantes. Entre este tipo de cervezas se encuentran la Pilsen, Münchner Hell, Münchner Dunkel, Märzen/Oktoberfest y Dortmunder Export.

Cervezas tipo Ale

Estas cervezas contienen levadura de alta fermentación que actúan a temperaturas que van de los 12 °C a los 24 °C, gracias a lo cual suelen tener una fermentación rápida (8 días o menos). Son oscuras, espesas, con poco gas y se encuentran en una variedad de aromas florales y afrutados, así como de sabores.

Por su proceso de elaboración, Su nivel de alcohol es alto. Dentro de esta categoría, hay varios tipos de cervezas según su estilo: de estilo británico (Mild, Bitter, Pale Ale, Brown Ale, Old Ale, Barley Wine, Scotch Ale y Ale Irlandesa), de estilo belga (Ale belgas, Ale tostada, Ale roja, Ale dorada fuerte, Saison, Trapense y especialidades regionales) y de estilo alemán (Altbier y Kölsch).

Otros tipos de cerveza

Aunque la distinción más tradicional es entre Lager y Ale, hay otras cervezas que no encajan en esta clasificación. Entre estas cervezas se encuentran: híbridas (que requieren asistencia de otros métodos), de fermentación espontánea (que se les debe añadir levaduras salvajes durante su fabricación), tradicionales (elaboradas a base de maíz u de otros cereales como el sorgo) y las sin gluten (basadas en productos que no tienen gluten, proteína propia de la cebada, el trigo y otros cereales). También nos podemos encontrar con las cervezas negras o stout. Estas son cervezas bastante pesadas con un regusto a café que no a todos gusta (la Guinness es un perfecto ejemplo de una cerveza stout).

¿Cómo se debe consumir la cerveza?

Luego de conocer y elegir el tipo de cerveza de preferencia, a continuación, se dan algunas sugerencias para sacar el mejor provecho a la bebida:

  • Escoger el vaso correcto: aunque se puede tomar la cerveza en la botella o en cualquier recipiente, los expertos recomiendan el vaso de vidrio (preferiblemente de cristal) y con la forma adecuada según el tipo de cerveza, pues juega un papel en la degustación al permitir percibir su aroma, color y sabor. Cuando se sirve la cerveza en un vaso de vidrio, el dióxido de carbono se desprende y con ello se volatilizan sus compuestos que contribuyen a apreciar mejor el olor y sabor de la cerveza; algo que no pasa en una botella con un pico de salida angosto.
  • Almacenar la cerveza adecuadamente: se recomienda un almacenamiento de la cerveza en un lugar fresco, donde no llegue la luz solar directa, y a una temperatura constante de 10 °C.
  • Servir la cerveza correctamente: inclinar el vaso en un ángulo de 45 grados y verter la cerveza en la parte media de la pared del vaso, logrando entre 2,5 y 3 cm de espuma, un elemento importante para sentir los verdaderos sabores de la cerveza. Cuando se llene la mitad del vaso, nivelarlo lentamente y continuar sirviendo. Si la espuma se forma rápidamente, verter la cerveza directamente en el centro del vaso sin inclinarlo; si no se forma espuma, servirla completamente en ángulo.
  • Combinar la cerveza con los alimentos adecuados: así como el vino, la cerveza también puede maridar muy bien las comidas. Se recomienda acompañar las comidas más ligeras, como ensaladas y pescados, con cervezas claras; las comidas más pesadas, como carnes rojas, con cervezas oscuras.

¿La cerveza engorda o adelgaza?

Esta es la pregunta del millón, ¿la levadura de la cerveza engorda o adelgaza? Sentimos decirlo, pero la cerveza es de las pocas bebidas alcohólicas que sí engorda. La cerveza contiene malta que a su vez contiene hidratos de carbono refinados que engordan por si sólo, aún más cuando están mezclados con alcohol.

Así que si no quieres cultivar una buena barriga cervecera, tienes dos opciones, hacer deporte o pasarte al vino 😂, en este artículo te enseñamos varios cócteles con vino.

¿Se te antoja una cerveza? ¡Pídela por Rappi!

Si te provocan algunas cervezas para tomar en casa, ingresa a nuestra página web o a la App y busca las cervezas que más sean de tu agrado que nosotros nos encargamos de hacértelas llegar en el menor tiempo posible.Pizza a domicilio

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *